Los bigotes de los gatos

Los bigotes de los gatos

¿Para qué sirven los bigotes de un gato?

 

Entre tantas curiosidades que podemos descubrir de los gatos, una muy llamativa son sus bigotes ¿tienen éstos alguna función en la vida del animal?

 

La respuesta es sí. Los bigotes de los gatos no sólo los hacen ver hermosos e interesantes sino que cumplen con ciertas funciones básicas para su día a día, entre ellos, y unido al sentido del olfato, detectar el origen de los olores.

 

Pero primero lo primero, éstos sensores que los gatos poseen se llaman vibrisas y son un tipo de pelo diferente al resto de su pelaje, se diferencia en su grosor, son el doble de gruesos a los demás, tienen una base cinco veces más ancha y están tres veces más profundos en la dermis del animal, lo que les hace estar directamente conectados a una fuente sanguínea que tiene múltiples terminaciones nerviosas.

 

Continuando con la idea, éstos pelos más rígidos actúan como sensores o radares táctiles que ayudan al gato a captar temperaturas, ayudar a decidir sus movimientos, evitar tropezarse, orientarse y hasta para posicionarse durante una caída. También, son de gran ayuda para detectar corrientes de aire y así encontrar vías libres de obstáculos hacia su destino.

 

Las vibrisas de un gato no sólo se encuentran en el área de los bigotes, podemos encontrarlo también sobre sus ojos, en la parte trasera de las patas delanteras y en la barbilla del animal. En cada caso tendrán un uso, como, por ejemplo, las de sus patas le ayudan a trepar árboles y también para el contacto con las presas que caza (si fuera el caso).

 

Las vibrisas también representan una importante protección ocular para el animal, ya que le avisan sobre la presencia de objetos peligrosos u obstáculos que pueden herirle. Además de ayudarle en la medición de los espacios y huecos y de ésta forma determinar si pueden o no atascarse en un lugar.

 

Los bigotes de un gato pueden ser útiles, también, para que su dueño determine el estado de ánimo del gato. Si está asustado las acercará a sus mejillas, si está curioso y amigable las dejará derechas, si está molesto las dirige hacia adelante, de ésta forma podemos comunicarnos con nuestro gato de una manera más inteligente y preparados para su reacción.

 

Por último, es importante destacar que los bigotes de los gatos no son accesorios. No deben ser cortados y debemos cuidar que no sufran ninguna lesión, salvo a cuando ellos mismos mudan de bigotes, que eventualmente pasará. Cortarlos podría implicar un gran dolor para el animal, se mostrará desorientado y con problemas para su desenvolvimiento, además, tendrá la sensación de estar desprotegido. Podría tropezarse, chocar y, finalmente, lastimarse. No es una situación de vida o muerte, pero no será grato ni fácil para la mascota.

 

-XX-

FUENTES
http://www.consumer.es/web/
http://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/
https://www.cookieswil.com/es/
https://www.google.co.ve/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=4&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjXy82sgY_UAhUFESwKHeFBBIUQFgg8MAM&url=https%3A%2F%2Fbiblioteca.ucm.es%2Frevcul%2Fe-learning-innova%2F23%2Fart1184.pdf&usg=AFQjCNFrA2PlE7Z_PjnSa_ClEvgKzQi8BA&sig2=4kOurYsW5SvjiStJgAZbtQ

Leave your comment