Peces y gatos

Peces y gatos

¿Se pueden tener gatos y peces a la vez?

 

Tener gatos y peces en casa puede parecer imposible y, aunque no lo es, no podemos negar que si requiere más cuidados que cualquier otra dupla.

 

Si eres dueño de gato y estás pensando en tener un pez, es importante tener en cuenta que los felinos son animales muy curiosos e instintivamente cazadores. La convivencia con animales pequeños como peces, roedores y aves, puede resultar en una tragedia, pues el gato instintivamente querrá cazarlos. No por esto el gato es maligno, perseguir cosas en movimiento es su naturaleza, y debemos evitar regañarlos por conductas propias de su especie. Sin embargo, nada es imposible.

 

Lo ideal sería buscar la pecera mientras el gato es cachorro. Convivir con otras especies desde pequeño le ayudará a acostumbrarse naturalmente, a diferencia de si introducimos un acuario en casa con un gato adulto, pues, en este caso, éste verá al pez como, posiblemente, una presa o en el caso más común este será “alguien que invade su territorio”, también podría verlo como un juguete. Y es esa la actitud que deviene en encontrar a tu gato con una pata dentro de la pecera.

 

Ahora, no por esto tendremos un conflicto asegurado. Al contrario, hoy en día hay muchas opciones para llevar un pez a casa si tienes un gato. Es importante que a la hora de buscar el pez en la tienda de mascotas, preguntarle a los profesionales cuáles son las mejores opciones, explicarle que tenemos un gato en nuestro hogar; así podremos saber cuál es el acuario adecuado, recomendaciones para su ubicación y cualquier otra recomendación extra que podamos necesitar.

 

Por lo general, la regla en este caso es conseguir un acuario de los que tienen tapa, de esta forma el felino no podrá abrirla -si lo intentara-, porque, por otro lado, es nuestra tarea buscar un espacio en casa que sea ventilado, seguro, firme (para evitar movimientos bruscos o accidentes) y AFUERA DEL ALCANCE DEL FELINO. Es necesario que esté fuera de su alcance pero cómodo como para nosotros acceder a él a la hora del alimento, la limpieza o cuando simplemente querramos compartir con el pez o peces.

 

También es importante que, dentro de las posibilidades de cada dueño, cada interacción entre el gato y los peces sea supervisada (al menos al principio), así podremos hacer entender a nuestro gato que hay espacio para todos, que el pez no es un intruso, que no es una amenaza y que no porque ahora tengamos a un nuevo miembro en la familia dejarán de haber mimos para el felino.

 

Como todo, es cuestión de pruebas, pues, puede que seas uno de los muchos dueños de gato que se sorprenda al ver que ¡su gato no tienen ningún interés estos animales! En este caso, si quieres buscar un pez, ¡FELICIDADES! saliste premiado en la ruleta gatuna. Aún así, nunca estará demás tener una pecera con tapa, pues, como dice el dicho: es mejor prevenir que lamentar. Podría suceder que como tu gato ignora totalmente el acuario, que lo vea como cualquier otro objeto de la casa, por ejemplo, un televisor o la lavadora y decida pasearse por encima de este, entonces, hay posibiblidad de que caiga dentro de la pecera o accidentes similares.

 

Ya ves que con la información, la pecera adecuada y supervisión ¡ES POSIBLE TENER UN PEZ EN CASA! (aunque tengas un gato).

-XX-

 

FUENTES:
https://animalear.com/
http://es.rec.mascotas.peces.narkive.com/
http://www.maskokotas.com/
http://elsecretodelosgatosfelices.com/
http://www.vix.com/es/

Leave your comment